Melilla 1936

Ficcion historica
978-84-18648-55-7
CASTELLANO
352
240cm
150cm
NOVELA HISTORICA
-5%
21,00 €
19,95 €

Poco después de las elecciones generales que ganó el Frente Popular en febrero de 1936, Joaquín María Palomo Calvente, culto juez de carrera como fue calificado por el maestro de juristas Joaquín Garrigues, llega cargado de ilusiones a Melilla para ponerse al frente de su juzgado de primera instancia e instrucción, consciente de que la labor de un juez, sobre todo en esos días convulsos, debe buscar siempre la conciliación de intereses. Pronto se sumerge en una Melilla tensionada en la que grupos de militares y civiles encabezados por el teniente coronel Juan Seguí Almuzara se encuentran inmersos en los preparativos del levantamiento militar que, a la postre, se iniciaría allí el 17 de julio de 1936. Polonio Calvente actúa como un escrupuloso garante de la legalidad vigente, hasta sus últimas consecuencias, y su ejercicio profesional amenaza con irritar a los que traman una sublevación contra el régimen de la Constitución de 1931.

A través de la peripecia personal del juez Polonio Calvente, el catedrático, académico y escritor Luis María Cazorla describe con detallado rigor histórico y cuidado estilo el tenso y dramático escenario social, político y económico de una Melilla en la que se produjo el estallido inicial de la tragedia que flageló cruelmente a España de 1936 a 1939, con efectos que aún hoy perduran.



"Melilla 1936" constituye la tercera entrega de la trilogía de novelas históricas que el autor ha dedicado a la Segunda República, cuyos precedentes son "La rebelión del general Sanjurjo" y "La bahía de Venus". Pero la gran diferencia respecto de obras anteriores del mismo autor reside en que todos los personajes de "Melilla 1936" son reales. Y todos ellos vivieron en aquella España desgarrada y fratricida que nunca más debe volver a repetirse.



Luis María Cazorla, autor entre otras de novelas tan celebradas como "La ciudad del Lucus" o "La rebelión del general Sanjurjo", logra aquí trasladar al lector a una época aciaga en la que la tragedia acechaba en cada esquina.